Café Montenegro: Para explorar sabores en el barrio

1PM y la pregunta “¿dónde almorzar?” es la que más se escucha en las calles y, en nuestro paso por Ñuñoa, un barrio muy residencial, que tiene muchas oficinas o bien emprendedores que trabajan desde la casa.

Y en una esquina se encuentra Café Montenegro – Presidente Jose Batlle y Ordoñez 4385 –  un acogedor restaurante con una rica terraza y mesas interiores donde la gastronomía y la fusión tiene riendas sueltas para romper la rutina del almuerzo.

 

Creatividad gastronómica en el menú

Fui con ganas de probar la carta pero decidí optar por el menú, el cual entrega 3 tiempos diversos y armoniosos, con una conexión culinaria que de plano es arriesgada pero que se agradece, en especial si nos gusta probar cosas nuevas o clásicos reinventados.

El primer tiempo fue una entrada: Humus  Gareash – de lentejas rojas –  con trozos de pan. Sueva, cremosos y muy delicioso. Quizás su único “error” fue una presentación muy ostentosa, que no le hacia justicia, en especial por lo contundente del humus. Una porción mas grade hubiera complicado el resto de los tiempos.

El segundo tiempo, o el fondo, fue algo mucho más innovador: Pollo Tandori con Quinoa Exótica. Una mezcla de sabores que evocan el sudeste asiático, mezclado con algo tan nuestro como la quinoa, la cual absorbe todo el dulzor de la piña.

Todo esto emplatado con una limón y bañado con su propia salsa, que le entrega una humectación adicional – y siempre necesaria – para el pollo.

El gran final

El tercer tiempo, el postre, Cremoso de Vainilla con berries y mote en salsa de té, fue un final perfecto.

Un postre muy balanceado, que, puede leerse empalagoso, pero en realidad su sabor era muy suave, donde el cremoso de vainilla se mezcla con la textura de las berries – mora, arándano – y el mote, generando una crocancia que resulta muy gustosa, que se entrelaza con la salsa de té, que nivela todos los sabores.

 

 

El café Montenegro entrega una apuesta bien interesante, con un personal joven, que tiene ansias de innovar en la cocina y de mezclar tendencias y culturas en un mismo plato. Una excelente alternativa para salir de la rutina culinaria.

Cuentan además con una interesante y sencilla carta, que va desde bagels rellenos hasta pastelería para disfrutar un buen café.

El costo del menú, de lunes a viernes es de $6.500, mientras que los sabados, domingo y festivos es de $7.900 y en ambos casos incluye agua o bebida.


About Ana Guajardo

view all posts

Entusiasta del vino, whisky y destilados. No me dejaron poner videojugadora ni viajera como profesión, por lo mismo hoy escribo de bits y acumulo timbres en mi pasaporte.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

*

//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js