Vinos & Licores

[Columna] Nuestro Pisco: Una cautivante experiencia identitaria

Myriam Gómez, Directora Ejecutiva de Imagen de Chile

A mediados de abril Chile fue sede de Prix Versailles, uno de los premios más importantes del mundo en arquitectura comercial, que en su versión continental congregó a delegaciones profesionales de Argentina, Brasil, España, Estados Unidos, Francia y México, entre otros, a quienes debíamos cautivar con una experiencia única y memorable.

Fue así como en el afán de dar a conocer la riqueza de nuestra identidad e ir más allá de las clásicas percepciones, decidimos ampliar las nociones sobre nuestro país incorporando al pisco dentro de la oferta de productos que le presentamos a estos visitantes, quienes se asombraron gratamente no sólo con su sabor, sino también con los lugares, personas y tradiciones, incluso familiares, que refleja.

En ese sentido valoraron no sólo los 400 años de historia de este destilado, sino también saber que se produce en los valles de nuestro norte, donde el agua que los riega proviene de las prístinas alturas de Los Andes. A ello se suma que las características de la tierra y el sol presentes durante gran parte del año generan uvas con aromas y sabores únicos para hacer este licor.

También pudimos transmitir que para los habitantes de las regiones de Atacama y Coquimbo es motivo de orgullo porque es fruto del esfuerzo y trabajo de distintas comunidades involucradas en el proceso de producción.

En definitiva, el pisco tiene un relevante potencial de proyección internacional, lo cual debe motivarnos a incrementar su promoción. Así se hizo el año pasado en Europa Central y se pretende concretar próximamente en Brasil, considerando que sus exportaciones al extranjero han ido al alza en los últimos años y que en 2017 los piscos chilenos obtuvieron 18 medallas en el Spirits Selection, la competencia de destilados más importante del mundo, realizada en La Serena.

Estas nuevas actividades de promoción nos permitirán plasmar su capacidad de abrir puertas y convertirse en otro potente embajador de Chile en diferentes países, evidenciando su elaboración y exigentes estándares de calidad, que están contribuyendo a posicionarnos como un exportador confiable, capaz de seducir a los mercados más exigentes. En este Día del Pisco, brindemos juntos y reforcemos la colaboración público-privada que, estoy segura, llevará este producto y su experiencia de alta gama a nuevas mesas y celebraciones alrededor del mundo.