Panoramas Review

Sabores del Maule: Vino y Música sobre el tren

Una vez al mes desde la Estación Central se realiza un tour al corazón vitivinícola de la VII región.

Sábado 9AM, llegamos al anden numero 1 del tren de turismo. Toda la estación está llena y no pareciera ser un sábado. Nos reciben y accedemos a nuestros asientos, mientras que, al mirar, de curiosos, a los otros vagones, notamos que el tren está a más de la mitad de su capacidad.

9:15, con la puntualidad que pocas veces encontramos, comienzan a moverse los fierros y nos dan la bienvenida al tren “Sabores del Maule”.

En alguna parte son las 12

A medida que el tren se traslada con rumbo a la estación de Talca, el personal del carro nos hace entrega de 2 bolsas, en una está nuestra copa, la cual nos permitirá probar y degustar los vinos que se sirvan en el trayecto tanto de ida como de vuelta, y en la segunda unos snacks, que servirán de desayuno o para picotear y contrarrestar los efectos del vino.

A las 10 am se sirve la primera copa: Las Mercedes Semillon para amenizar el viaje, el cual es acompañado por música de fondo y luego con un show musical criollo con palmas y guitarra.

Luego llega a nuestras copas Kimche Carmenere, mientras el personal de EFE nos hace entrega de una bolsa ecológica con material turístico de la región del Maule, para dar paso a un Cabernet Sauvignon de Viña del Aromo. Aún no son las 12.

Segunda parte

El viaje nos lleva a la estación de Talca, donde nos esperan con una presentación de nuestro baile típico, la cueca, para luego abordar los buses que nos llevaran a una de las viñas participantes. En nuestro caso, fuimos a TerraNoble, donde nos recibieron unos frutos secos y un tour por las bodegas de la viña, donde nos contaron más acerca de la historia del lugar y de los procesos de producción.

Posteriormente, en el patio del lugar nos sirvieron una cata donde disfrutamos de TerraNoble Gran Reserva Carmenere y Gran Reserva Carignan, ambos de 2017.

El almuerzo criollo se llevó a cabo en la viña Corral Victoria, donde la empanada, el asado, la tortilla y, obviamente, el vino, fueron protagonistas, coronado con una leche asada casera.

Luego, nos dirigimos a la estación donde el tren retornó a Santiago, pero no sin antes hacernos entrega de un pastelito para el viaje y una degustación de Late Harvest de Balduzzi.

Un paseo único

Tomar el tren Sabores del Maule es una experiencia muy rica y única, donde lo tradicional está latente y muy vigente. Donde el comensal puede disfrutar de buenos y ricos vinos, comprarlos a precios muy convenientes y conocer más del turismo local y enológico.

Entusiasta del vino, whisky y destilados. No me dejaron poner videojugadora ni viajera como profesión, por lo mismo hoy escribo de bits y acumulo timbres en mi pasaporte.