Cervezas Gastronomía Review Vinos & Licores

Mattarello: Abundancia Italiana

Abrió hace unos meses y Mattarello ya se ha ganado el corazón de los vecinos de La Reina con una propuesta sabrosa, casera y abundante. Como en Italia.

Probar un restaurante italiano nunca es tarea fácil. Las expectativas suelen siempre ser altas y es principalmente porque la comida italiana está muy arraigada en nosotros, ya sea con sus pastas, sus salsas o sus pizzas.

Abundancia a la Italiana.

Con gusto recibimos la invitación que nos hizo Mattarello a pasear por si extensa carta, llena de pizzas, pastas y antipastos junto con catar sus cervezas italianas y probar su gelato. El mismo reto parecía imposible, pero por suerte los organizadores pensaron en todo y montaron los platos en porciones individuales, por lo que pudimos probar gran parte de su oferta.

Probamos más de 10 variedades de platos, donde sin duda cualquier comensal quedará contento: ya sea vegano, vegetariano o con intolerancia al gluten o lactosa. La experiencia en Mattarello fue excelente. Su joven staff pone alma y pasión a la cocina, lo cual siempre de agradece ya que todo esto lo transfieren a sus platos.

Tiempos.

Para comenzar Mattarello ofrece una gran cantidad de opciones para compartir, desde bruchettas hasta una versión italiana de nuestra querida chorrillana, la cual está compuesta de papas fritas, queso derretido, salsa de – y con – albóndigas y crema ácida. Una increíble bomba de calorías que después del primer bocado se olvidan.

Sobre la pasta, nos cuenta su chef, colocan cerca de 300 gramos de pasta y otros 150 gramos de salsa. Es decir, el plato, solo en comida, es casi medio kilo. Ideal para compartir, ir en grupo y pedir diferentes platos y salsas.

Si tuviera que volver, lo haría más que feliz. Y seguramente volvería por unos ñoquis, mi plata italiano favorito, así como su postre. Un helado de pistacho natural. Bellisimo.


Entusiasta del vino, whisky y destilados. No me dejaron poner videojugadora ni viajera como profesión, por lo mismo hoy escribo de bits y acumulo timbres en mi pasaporte.