Gastronomía Gourmet Sociedad Tendencias

Rey Foodie: Una vitrina en redes sociales para los fans de la buena mesa.

Esta semana conversamos con Raimundo Encina, directo de la agencia de comunicaciones Grupo Encina y quien está detrás de la cuenta Rey Foodie en Instagram, actualmente una de las cuentas que hay que seguir para conocer de gastronomía y emprendimientos culinarios en Chile.

Raimundo Encina, periodista de profesión, administrador de la buena mesa y la gastronomía. Ha trabajado en la producción de eventos de diferentes marcas y por supuesto de restaurantes. Lleva años vinculado de una u otra forma a la gastronomía, ya sea desde cubrir actividades hasta organizar los lanzamientos más recordados del mundo gastronómico local.

En una larga conversación, por teléfono debido a la contingencia, nos confiesa que Rey Foodie nació como “una cuenta para ser el guatón saca pica” pero en los últimos meses su foco es otro.

REC ¿Como fue este cambio en el estilo de tu cuenta? ¿Esta forma de acercarse a la gastronomía de una manera más completa e integral?

Raimundo Encina – RE – Siempre he estado ligado a la gastronomía. Gracias a ellas he conocido tremendas amistades, con quienes en viajes y eventos fuimos formando lazos

Con la nueva realidad naturalmente quise apoyar emprendimientos. Le di un giro y una fuerza a esto. Me han explotado los seguidores por que a la gente le gusta comprarle al emprendedor y hoy hay alternativas para todos los gustos y presupuestos

REC: Tu cuenta es una vitrina para emprendendedores y chefs que se han reintendado…

RE: Aquí el foco son las pymes. Ellas son las que necesitan apoyo, tanto en Santiago como en regiones. Hay gente que se ha tenido que reinventar y que sabe que la comida, que el rubro gastronómico es una de las pocas oportunidades de negocios posibles.

La gente que puede trata de comer rico, innovar. Están encerrados, en especial esas personas que viajaban, entonces la única experiencia rica que pueden tener es la gastronomía.

Hoy por suerte hay alternativas para todos los gustos y para todos los presupuestos.

Ojalá que la gente no vaya al supermercado. Que compre lo máximo a los emprendedores. Ellos tienen buenos precios y para todos los gustos y presupuestos.

Con respecto las viñas muchas se quedaron sin exportar sus vinos. Hoy hay mucho vino disponible y se puede conseguir a precios muy buenos.

Lamentablemente entre mejor el vino mas caro es. Pero la gracia de Chile es que por 4000 te puedes tomar un vino el descueve.

ReC ¿Cuantas solicitudes tienes al día para aparecer en tu IG?

RE: MUCHAS. Yo trato de responder lo que más puedo. Pido perdón desde ya por las demoras. Sigo en el proceso de entregarle tiempo a la cuenta. Cada día le doy un poco más ya que siento que ahora es una responsabilidad.

Los concursos son una buena forma de que la gente conozca antes de invertir para darse un gusto, en especial donde gastar $20.000 puede ser un lujo.

La verdad yo no espero que me inviten a ser parte de sus concursos. Yo llamo y ofrezco mi vitrina. Los llamo y sé que pueden sumar clientes.

Los concursos son eso si con productos que a mi me encantan y recomiendo.

ReC ¿Cómo crees que ha sido el proceso de reinventarse, tanto de los chefs como de los restaurantes en empezar a usar la ultima milla?

Hay muchos restaurantes que no pueden reinventarse con el delivery, en especial los más grandes. No sacan nada con tener delivery. Pueden recibir un aforo grande, 200, 400 personas diarias. Hay que entender que la mayoría de los restantes están cerrados.

Por otro lado hay varios que están haciendo delivery. Deben y necesitan generar dinero. En ese sentido hay que separas las aguas. Están los restaurantes reinventandose y por otro están los emprendedores que ahora se reinventaron y venden packs o cajas.

Hay miles cajas de comida. Hay algunas genialidades y algunos restaurantes han logrado unas buensimas.

Conoce aquí los favoritos de Raimundo Encina,
AKA Rey Foodie

Entusiasta del vino, whisky y destilados. No me dejaron poner videojugadora ni viajera como profesión, por lo mismo hoy escribo de bits y acumulo timbres en mi pasaporte.